Preguntas frecuentes

¿Qué es exactamente esta técnica?

EFT es una técnica de autoayuda que podemos usar para superar todo tipo de problemas por el resto de nuestras vidas. Todos tenemos nuestros problemas, aunque no nos guste admitirlo. Puede ser la cólera que sufrimos en el trafico de la mañana, o cuando pareciera que todos los peores conductores nos encuentran para atravesarse en nuestro camino hasta cuando tenemos la luz verde del semáforo. Entonces muchas veces surge aquella cólera que es tan difícil de controlar y generalmente lo logramos pero a costa de sentirnos miserables todo el día.

EFT es ideal para todos aquellos que desean su superación personal, sobreponerse a sus problemas, disfrutar más de la vida o liberarse de sus dolores, sin tener que pasar años en terapia psicológica, con resultados poco satisfactorios.

¿Quién puede aprender la técnica?

EFT no es solo utilizado en las terapias alternativas. Miles de terapeutas convencionales y psicólogos están utilizando EFT en sus consultorios de terapias psicológicas. Basta con observar las credenciales de muchos de los participantes en los boletines de EFT para notar la fuerte presencia que EFT ya tiene en la terapia psicológica. Y esto se debe a lo resultados que se obtienen con EFT.

Muchos profesionales incorporan fácilmente EFT en sus respectivas modalidades de sanación: Enfermeras, médicos alópatas y alternativos, psicólogos, masajistas psiquiatras, dentistas, terapistas, quiroprácticos, nutricionistas, consejeros de salud, trabajadores sociales, educadores y maestros, hipnoterapistas, reflexólogos, maestros de Reiki, sanadores espirituales y energéticos, ministros y sacerdotes.

Cualquiera interesado en ayudarse a sí mismo y a otros se puede beneficiar al aprender EFT.

¿Es verdad que también resuelve problemas físicos?

EFT fue diseñado inicialmente para resolver problemas psicológicos, basados en bloqueos emocionales, pero se ha ido comprobando, a lo largo de los años y de miles de testimonios, que los problemas fisiológicos de origen psicosomático se resolvían a la vez que se trataba el emocional.

A raíz de esto, se ha ido creando toda una práctica enfocada directamente en problemas físicos con resultados sorprendentes, fuera de toda expectativa, como podrás comprobar si empiezas a practicar.

EFT activa el poder regenerador innato del cuerpo, revitalizado por la liberación de la energía emocional enquistada que crea los síntomas fisiológicos y derrumba el sistema endocrino-inmune.

¿Tiene efectos secundarios?

EFT no tiene ningún efecto secundario pernicioso y su aplicación es no invasiva y gentil, de modo que la persona no sufre ni durante el tratamiento ni después de él.

Se han detectado algún efecto posterior al tratamiento como cansancioganas de dormir, fruto de una profunda relajación nerviosa debido a la liberación de una gran cantidad de energía que el sistema nervioso estaba sosteniendo.

Otros efectos, no perniciosos, pueden darse el "despertar de nuevos temas relacionados", debido a que el inconsciente comienza a liberar peso y lo hace aflorar, lo cual es muy positivo pues permite al cliente ir tomando conciencia de aquello que estaba dormido y enquistado.

También se ha detectado algunas personas que sienten una gran hipersensibilidad física debido a la apertura de sus canales bioenergéticos, lo cual es positivo porque implica que su potencial energético se ve incrementado haciendo más fluida su recuperación e intervención futura.

Como dice el fundador, Gary Craig, todo el tapping que te hagas siempre beneficia, como mínimo como un sistema de profunda relajación.

¿Sus efectos son permanentes?

Si, EFT suele tener efectos permanentes, pues la energía liberada no vuelve a enquistarse y eso es cuantificable. Otra cosa es que la persona tenga un nuevo aspecto aflorando, relacionado con el tratado, pero EFT es como un láser que extirpa tumores emocionales con lo que es muy específico en su tratamiento.

Otra cosa es que la persona vuelva a repetir sus patrones de conducta y se genere a sí mismo un nuevo bloqueo, pero sería nuevo y no el ya extirpado, que nunca vuelve.

¿Con cuantas sesiones puedo resolver mi problema?

Cada problema es muy específico y debe ser tratado por separado, pero la experiencia nos dice que EFT aplicado por un experto resuelve un problema en una sola sesión, pero puede darse el caso de que en el mismo tratamiento surjan nuevos aspectos asociados que obliguen a más sesiones.

Entre 2 y 5 sesiones se puede tratar cualquier tipo de problema con éxito

¿Qué temas puedo tratar con EFT?

Se puede tratar cualquier tipo de problema psicológico que contenga un núcleo de trauma o bloqueo emocional:

  • fobias: agorafobia, hidrofobia, aerofobia, aracnofobia, fobia social, miedo a hablar en público, etc.
  • traumas: sexuales, estrés postraumático, infancia, etc
  • relaciones: problemas con la madre, padre, adolescentes, pareja, etc
  • adicciones: tabaco, alcohol, drogas, comida, chocolate, adicción emocional, etc
  • autoimagen: sobrepeso, bulimia, anorexia, etc
  • ansiedad, depresión, estrés, etc...

¿EFT trata solo problemas o también te puede ayudar a mejorar?

EFT aplicado con otras técnicas de Coaching y PNL puede ser dirigido hacia la mejora personal, desarrollo de objetivos, pues resuelve las creencias limitadoras que autoboicotean nuestras posibilidades, además de activar recursos internos potenciales que intuimos pero que no somos capaces de activar.

EFT es un poderoso sistema de autoanclaje de emociones positivas que permitirán la energía para poder alcanzar nuevos objetivos como: adelgazar, mejorar la autoestima y autoimagen, ganar confianza, ser mejor orador, desarrollar competencias emocionales, mejorar la relación de pareja, mejora de la relación con uno mismo, ser más influyente, tener éxito en las relaciones, mejora profesional, etc

Con los niños y adolescentes, mejora de autoestima y clarificación de propósito, mejora en los estudios, etc...En deportistas: mejora del rendimiento y anulación del stress

¿cuántas sesiones son necesarias para un cambio real?

Normalmente, desde la primera sesión se ven los cambios, pero según el caso y, sobretodo, la predisposición del cliente, la terapia va a ser más o menos eficaz.

Con 3 sesiones el cambio está asegurado, y sino es así, en la 3ª sesión decidiríamos si seguir adelante con el tratamiento porque se puede dar el inusual caso de que la terapia no funcione con esta persona, con lo que procederíamos a devolverle el dinero invertido, exceptuando el de la primera sesión.